miércoles , septiembre 20 2017
Casa / Variedades / Folklore Larense / Giordano Bruno, el pensador renacentista quemado vivo por la Inquisición
Giordano Bruno

Giordano Bruno, el pensador renacentista quemado vivo por la Inquisición

enía  una natural vocación para la poesía, la astronomía, la filosofía y el sacerdocio. Las mismas las desarrolló al plasmar primero  en el  papel flamantes versos, la segunda  y tercera en forma espontánea con  la observación diaria  del cielo  mas el ejercicio  libre  del pensamiento y  la del religioso  con  estudios sistemáticos que concluyeron en  su  ordenación  como sacerdote para alcanzar luego un doctorado en teología, la  filosofía dominante de su tiempo. Es Giordano  Bruno el filosofo y científico que se reveló contra los rigurosos convencionalismos impuestos  por  la  iglesia católica en los diversos quehaceres del hombre sin sospechar que  con  ello estaba firmando su sentencia  de  muerte. Su conflicto  con el  reaccionario clero surgió a partir de sus avanzadas concepciones en la astronomía siendo acusado de hereje de  la  fe  católico.

Desafiantes  ideas

Por el  lapso de 13 siglos la iglesia católica controló al mundo ideológica y  políticamente con su indiscutible sistema de ideas conocido como la escolástica. En  el  siglo  XV  ese gris y paralizante ambiente es desafiado por  algunos  hombres de ciencia dedicados a  la astronomía. Entre estos   destaca el  italiano  Giordano Bruno (1548-1600) filosofo, poeta y astrónomo  nacido  en  1548  en Bola, Nápoles. Le bastaron 61  años  para  revolucionar  el   cerrado  mundo   de  las  ideas y  la  ciencia dominado  por  el clero que inventó la  demoledora institución de la Santa Inquisición para  asegurarse  su  supremacía del poder  para apartar del camino a quien le molestara con sus disidencias.

Cuando irrumpe Giordano Bruno, en Europa afloraba la modernidad con sus novedades políticas, económicas y artísticas. La idea dominante aún sobre  el  Universo  era  la  del  geocentrismo consistente en sostener  que  la Tierra  era  el centro  del Sistema Solar donde vivimos  y  no  el  Sol.  Contra esa concepción  se  revelara  Bruno retando a la doctrina única de la iglesia que  defiende a capa y espada. Los vientos de la modernidad económica  del capitalismo soplaban en parte de Europa ayuna  de  materias primas. Bruno desafiará ese sistema  de  pensamiento al  atreverse a sostener lo contrario: el Sol ocupa  el centro  del Sistema Solar conocido como heliocentrismo al igual que el Universo es infinito con muchos mundos desconocidos. .Ello escandalizó a la  iglesia que  de  inmediato lo puso en la lista negra de los  blasfemos.

  Tuvo que conformarse con observar el espacio interestelar directamente con los ojo  sin  la ventaja del telescopio creado luego de su muerte. No obstante realizó un portento con sus observaciones. Sus hipótesis y teorías significaban  los quebrantamientos de concepciones y creencias defendidas por el conservador clericalismo que se había declarado poseedor único de la verdad sin posibilidad de cuestionamiento o discusión. Bruno  trajo consigo la duda que hizo entrar en furia  a ese temido poder. Sus  planteamientos revolucionaron  la manera de  apreciar  el  mundo pues  el hombre  pasaba a ser un  hacedor  de la historia dejando  atrás  su pasividad y contemplación más que la iglesia reflexionaba por él…

  En  la  oportunidad que invitó a discutir  públicamente  sus ideas  fue  blanco   de  agresiones verbales  y  físicas hasta el enjuiciamiento y cárcel. Tras  purgar  prisión durante 7  años  fue  condenado  a  ser  quemado en  la  hoguera por la  Inquisición, el  17  de febrero  de   1600,  sin  dar signos de arrepentimiento. Años después, con la ayuda del telescopio, Galileo comprobaría sus afirmaciones al exclamar: ¡Bruno tenía  razón!

Aún muerto hay quienes le niegan su condición de científico al endilgarle que  se trata  de  un  empírico sin formación académica. Un hecho  explicable precisamente por  su  genialidad para asomarse  al inexplorado  mundo  de la astronomía con limitación  de  recursos técnicos en medio de un ambiente  hostil a lo que significara cambio y pensar. Eso es como pretender exigirle a un investigador  de  esa época el uso del instrumental  metodológico de hoy.

Sus libros leídos en Carora

El legado literario  de Bruno es muy  extenso pues incursionó con  brillantes en  este  oficio combinando  con  acierto  la práctica de las ciencias naturales con el humanismo muy propio  de  los  grandes  hombres de ese periodo  de  la  historia. Una especie de enciclopedia ambulante alentado  por  aquella  máxima de los griegos  de que “el  hombre es más lo que ignora que lo que sabe”.  Su obra escrita abordó los géneros  de la poesía y ensayo sumando unos 40 textos. Su poesía se ubica en la corriente del lirismo con la  fuerza de los sentimientos y el acompañamiento musical por la intervención de los rapsodas. Entre otros de sus libros tenemos: Del Universo infinito y los mundos, Expulsión de la bestia triunfante, Los heroicos furores, La sombra de las ideas, El sello de los sellos, Candelero, Mundo, magia, memoria y  De la magia. De los vínculos en  general.

  La presencia de  su pensamiento  y  obra llegó a Carora en  la primera mitad del siglo  XX. Un   genio popular, como  Chío Zubillaga  Perera,  leyó sus  libros  los cuales adquirió en  sus viajes  al Viejo Mundo.  Lecturas  que  lo hicieron  más  culto y  rebelde. Seguramente por  la noche, cuando sentado en una silla frente su cuarto-biblioteca en la esquina  de  la calle Bolívar con Ramón Pompilio Oropeza, observaba el cielo tenía presente  al pensador italiano, Esas lecturas las reforzaría  Don  Chío con los libros  de los pensadores de la Ilustración que motivaron la Revolución Francesa en reafirmación ideológica del capitalismo, entre otros el el francés Juan Jacobo Rousseau con su célebre Contrato Social en que asevera que el hombre nace libre y bueno pero  la sociedad  lo corrompe.

Bruno es un místico en contradicción con la jerarquía  católica. Otra víctima del dogmatismo ideológico (idea) de los modelos  de sociedad autoritarios que para justificar sus abusos recurren a  las figuras del papa (caudillo) y una iglesia (partido) con su presidencialismo, caudillismo, militarismo y populismo los cuales forman parte de la tradición `política latinoamericana.          

Freddy Torrealba Z.

Compruebe también

Ex de Kerly Ruiz envió mensaje irónico a su nuevo novio

El llamado “Gurú” de las redes, Irrael Gómez no se aguantó y soltó un contundente …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.