Lunes , febrero 20 2017
Casa / Opinión / SOCIEDAD DIVINA PASTORA DE BARQUISIMETO

SOCIEDAD DIVINA PASTORA DE BARQUISIMETO

La Sociedad Divina Pastora de Barquisimeto, es una agrupación de apostolado seglar, sin fines de lucro, que cumple actividades de orden social, benéfico, cultural y religioso. Fue fundada el 28 de Enero de 1887, en un Barquisimeto que contaba con una población muy escasa (alrededor de 7000 a 9000 habitantes).

En los albores del año 1887, surgió en la mente de un grupo de caballeros católicos, amantes fervorosos de la Divina Pastora, fundar una agrupación que llevase su nombre, ideario que se acrisola en la creación de la Sociedad de la Divina Pastora, con el objeto de: “Honrar de manera especial a su Patrona, tributándole culto digno y esplendoroso en la recepción que anualmente se le hace en su visita a esta ciudad”, así quedo luego plasmado en el artículo 1º. Del reglamento.

Sentadas las premisas para tan loable fin, tuvieron inmediata acogida como era natural; convocado y reunido el grupo de iniciadores se redacta el acta constitutiva, el día 28 de Enero en la casa de habitación del señor Jesús Maria Montesinos, “Con el laudable fin de instalar una Sociedad para rendirle culto de veneración a la Divina Pastora en su visita al Templo de Altagracia”. Y expuesto que fue el objeto de la reunión por uno de los concurrentes, cuyas palabras fueron acogidas por entusiastas aplausos, sé procedió a hacer la elección de la Mesa Directiva de dicha Sociedad quedando constituida de la siguiente manera:

Presidente: Sr. Eliseo Escalona. Primer Vicepresidente: Sr. Leonidas Alvarado. Segundo Vicepresidente: Sr. Flavio Echegaray.

Tesorero: Sr. Jesús Maria Montesinos. Subtesorero: Sr. Luis R Falcon. Secretario de Actas: Sr. Amenodoro Pérez. Secretario de Correspondencia: Sr. Justino R Jiménez. Subsecretarios: Sres. José Gregorio Leal y Juan Bautista Alvarado. Orador de Orden: Sr. Emisael Vasquez. Vocales: Sres. Juan E. Hernández, Pedro V. Urdaneta, Jesús Maria Cárdenas, Eladio Valbuena, Martín Maria Zerpa, Carlos Maria Torres. Víctor Alvarado, Evaristo Rodríguez, Juan Antonio Marín,  Nicolás Vizcaya,  Obdulio Urdaneta, y  Vitelio Piñero.

Se estableció el régimen de reuniones para los 7-14-21 y 28 de cada mes razón por la cual fue conocida como la Sociedad de los siete días. Esta frecuencia de reuniones se ha mantenido hasta la actualidad, salvo que ahora se hacen las reuniones todos los domingos. Dichas reuniones se llevaban a cabo inicialmente en el Templo de Altagracia, en casa de algún socio, o en una casa alquilada (Bs. 6 por mes), luego en 1925 compran un terreno de 640 m2 en la carrera 22 (antigua calle Bruzual) frente a la Plaza de San José, y en el periodo de 1931 al 39  construyen la sede mediante colaboración de los socios y de las autoridades del Estado para la época, como dato curioso, el techo de la nave central cuando fue terminado en 1939, según la relación de gastos presentada en reunión tuvo un costo de Bs. 4274,oo y el Maestro de obras fue el Sr. Tomas R. Talavera.

Compruebe también

Concejo Municipal de Iribarren debe recuperar “el orden” y “el respeto”

“Durante estos dos años, he observado y veo necesario escuchar a la gente porque debemos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.