jueves , diciembre 14 2017
Casa / Lara / Comunidad / En la Ruezga Norte cada quien hace lo que le provoca
Cancha invadida por malandrines

En la Ruezga Norte cada quien hace lo que le provoca

El sector 1 de la Ruezga Norte lleva más de 10 años padeciendo de problemas y sin soluciones, consejo comunal no ayuda ni siquiera para poner orden

Naysabi Pérez/Pasante

Foto: Hernán Terán

10 años de calvario tienen los habitantes de la Ruezga Norte tras pasar por robos, atracos, heridos y hasta muertes en consecuencia de bandidos que quieren poner el sector en zona roja, puesto que viven robando a todo aquel que transita por allí, se escuchan disparos muy a menudo y también cuentan con sus propio escondites para atracar a sus presas.

Yaisi Bracamonte, habitante de la zona, comentó que lo que se vive allí no es fácil, puesto que cada día la cosa se pone peor, debido que no hay control de nada sólo de hampones que buscan poner orden a las personas más humildes, este es un caso donde la comunidad no sabe qué hacer, sólo pensar en no peligrar cada vez que se intentan salir de sus hogares.

Asimismo, en el sector hay una cancha deportiva donde la situación se puso difícil debido a que ladrones la han convertido en un desastre; poniéndola cómo guarida, ya ni siquiera se le puede llamar cancha por el mal estado que se encuentra se han robado la mayoría de las cercas la infraestructura desapareció, las puestas se las robaron y todo lo que acondicionaba la cancha, ahora lo que sólo queda es paredes con huecos y maleza por todas partes. “Aquí nada sirve como es justo que estemos pasando por esta situación, ya ni salir de las casas se puede, esta cancha se presta para mucho”, agregó Yaisi.

En lo que va de año han pasado muchos atropellos en el sector, uno de ellos es que hace ocho días se intentaron robar una moto y los malandrines se escondieron en la cancha para no ser descubiertos, luego de eso se fueron hacia un cerro que sólo está lleno de maleza lo cual se les hizo fácil huir. “Siempre pasa lo mismo se meten en esta cancha y por los huecos que hay en la pared están pendiente quien pasa, luego agarran cerro arriba y no sabemos para dónde se van”, manifestó Yaisi.

En el ambulatorio. En el sector los habitantes cuentan con un centro médico que les sirve como referencia cada vez que las personas padecen de algo, pero pasa que lo único que se encuentra en el ambulatorio son mesas y sillas, ya que ni siquiera cuentan con medicamentos. “Aquí tengo a mi mama enferma y no consigo que darle, la llevo al ambulatorio y apenas entro me dicen que vaya a comprar tal cosa para poderla atender”, acotó Yaisi.

Lo tienen como aseo. A los malandros se les hace más fácil esconderse en los alrededores de la cancha deportiva puesto que varias personas la han agarrado para acumular bolsas, ahora parece el propio vertedero debido a que por donde se camina lo que reina es la basura.

José Sánchez, habitante de la zona, manifestó que lo que él hace es encomendarse a Dios porque la vida vale más que mil cosas. “Hace como dos meses me intentaron robar, gracias a dios cargaba un machete y logre defenderme de esa gente mala, cuando vieron que empecé a lanzar machetazos se fueron corriendo”, agregó Sánchez.

Compruebe también

En está navidad el Niño Jesús aún no se ve en la calle

La crisis que se vive en Venezuela está acabando hasta con los sueños de los niños, quienes son …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.